miércoles, 1 de octubre de 2008

Cocó Ciëlo descanza en paz

Tomo esta lamentable noticia del blog de Wilder González:

http://www.peruavantgarde.blogspot.com/

Y del blog de Oriani_K:

http://orianik.blogspot.com/

Comparto lo leído en el blog de Oriani_k:

Esta es una de las mañanas más lamentables y tristes de mi vida. Me enteré hoy que el ser creador de Silvania y Ciëlo, Jorge Revilla, conocido como Cocó Ciëlo fue hallado sin vida en su departamento ubicado en la ciudad de Madrid…

Gracias por todo lo que nos ofreciste Cocó, mil gracias…















adn » cultura

Muere Cocó Ciëlo, la estrella más provocadora del 'underground'

Integrante de Silvania y Ciëlo, creador del sello discográfico Click New Wave, un músico y dj cuya actitud y rebeldía ha sido un ejemplo de clase e independencia

Elena Cabrera,

Cocó Ciëlo, músico de extraordinario talento, un dj arriesgado, y un inteligente provocador -verbal y estético- ha sido encontrado muerto en su domicilio de Madrid a primera hora de la mañana del domingo herido, según la policía, por cortes de arma blanca.

Nacido en Arequipa (Perú), emigró a Europa para cumplir sus sueños, para ser una estrella, dejando atrás un país que no le comprendía. Lo hizo junto a su gran amigo e inseparable compañero artístico, de penurias y laureles, Mario Ciëlo.

Llegaron a Alemania en los albores de los años 90 y de allí se trasladaron a Valencia donde, con el nombre de Silvania, sacaron sus dos primeros discos, el EP Miel nube hiel y el álbum En cielo de océano. Se adelantaron, con mucho, a la explosión de la música independiente en España y fueron pioneros de un sonido basado en la belleza y las espirales de las guitarras distorsionadas.

Gracias a esa primera etapa de Silvania, la música independiente de nuestro país pudo mirar a la cara a grupos como My Bloody Valentine, Cocteau Twins o Insides.

Darle la vuelta a la noche

Cocó, cuyo verdadero nombre era Jorge Revilla, pero qué poco importa eso, jamás tuvo pelos en la lengua y esa fue una actitud que le ocasionó admiradores y detractores con igual pasión.

Cocó cambiaba la vida de cualquier persona que le conociera. Su radicalidad en una España cada día más gris empujaba al que le seguía a un tipo de barricada artística, necesaria, extravagante y única Silvania se mudó a Madrid e hicieron de la música, de la noche y de la cultura de la ciudad un lugar mucho más emocionante. Impulsaron el club Galax, dedicado a la electrónica que emergía en los 90, llevaron la dirección artística del subsello dedicado a la electrónica de Elefant (donde grabaron la mayor parte de su carrera como Silvania) y, posteriormente, Cocó fue el programador del escenario más arriesgado del Festival de Benicàssim, el Chill Out.


Durante años él estuvo ligado a la organización del festival e influyó siempre en su actitud más avanzada. Cocó odiaba lo previsible, la prensa musical formalista y aburrida, la juventud adocenada, la complacencia.

Dio por finiquitada una etapa y decidió tomar las riendas de su carrera. Él y Mario cambiaron Silvania por Ciëlo, rompieron los contratos y crearon su propio sello, Click New Wave. Para autoeditarse, para no depender, para cambiar el mundo. Y así fue.

La singularidad, que no es extravagancia

Cocó Ciëlo cambiaba la vida de cualquier persona que le conociera. Su estética, deudora del futurismo y la new wave, no se parecía a nada ni a nadie, sólo a él. Su radicalidad en una España cada día más gris empujaba al que le seguía a un tipo de barricada artística, necesaria, extravagante y única.

Periodistas y amigos decían de él que desde Fabio McNamarara este país no había tenido la suerte de encontrarte alguien tan transgresoramente pop como él. Desde hace años y ya para siempre Cocó Ciëlo es una estrella.

Gracias por todo lo que nos ofreciste Cocó, mil gracias…

1 comentario:

Aelfwine dijo...

Buenas tardes, camarada.

Haciendo uso de tu invitación me he dado una vuelta por este jardín. No se si podría dar una opinión fundamentada, pero si creo que si escribes sobre lo que te gusta y apasiona, sin dudas la cosa marchará bien. No pierdas el rumbo, escribe sobre lo que tengas ganas. Siempre.

Un saludo desde el Espejo.